Los Mejores 9 Chistes de Contraer

A continuación se muestra nuestra colección de anécdotas divertidas y chistes sobre Contraer. Hay algunos chistes de contraer cortos que nadie conoce (para contarle a tus amigos) y para hacerte reír a carcajadas.

Tómese su tiempo para leer esos juegos de palabras y acertijos en los que hace una pregunta con respuestas, o donde la configuración es el remate. Esperamos que encuentres estos juegos de palabras con contraer lo suficientemente divertidos como para contarlos y hacer reír a la gente.

Top 10 de los Contraer chistes y juegos de palabras más divertidos

- Papi, papi... ¿uno puede contraer el sida en el asiento del excusado?
- Hijo, la única manera que uno pueda contraer sida en el asiento de un excusado, es si te sientas, y el tío que estuvo antes, no se ha retirado aún.

que hiva una ves un pastusito ise en contro un resivo de la luz y fue a pagarlo

juan se fue adormir y sintió un ruido se en contro con un choro y el choro y el choro dise:

quiero dinero y juan digo:espera que prendo la luz y buscamos los dos

Madre e hijo en el ginecólogo

Un día acude al ginecólogo una mujer con su hijo de 10 años.
El ginecólogo le dice a la mujer:
- Su hijo debe esperar fuera.
La mujer responde:
- No se preocupe doctor, él ya sabe muchas cosas acerca del sexo, se lo hemos aclarado todo en casa.

El ginecólogo sonríe y le hace una pequeña prueba con el hijo de la señora. Toma a la mujer de los pechos y le pregunta al niño:
-¿qué es lo que acabo de hacer?
-Acabas de tocarle las tetas a mi mamá.

Curioso, el ginecólogo, quiere saber que más
sabe el niño y procede a hacerle oral a la mujer.
El niño dice:
-Acabas de hacerle un cunnilingus a mi madre.

El ginecólogo esta impresionado y coge a la madre, la acuesta en la camilla y se la beneficia. Cuando termina, le pregunta al pequeño :
-¿Y ahora qué diablos acabo de hacer?
El niño contesta:
-Ahora acabas de contraer Sífilis gilipollas, esa es la razón por la que vinimos a verte.

-Benito Carlos del Toro tenía varios días de que le dolía mucho la cabeza y a pesar de que había visto a varios especialistas, estos no podían quitarle el malestar. Le habían dado toda clase de tratamientos, pero el dolor seguía. Un día, caminaba por la calle con la cara que mostraba muchos signos de dolor y se encuentra a Puto Pelo y este le dice:
-Puto Pelo: Veo que tiene mucho dolor. Si me das dulce de leche, te puedo decir el nombre de un doctor que te puede curar.
-Y Benito le dio dulce de leche.
-Puto Pelo: Ve con el doctor Zacarías Bello Delano.
-Don Benito: Pero, pero, ese es un veterinario.
-Puto Pelo. Ve con él. El te curará.
-En su desesperación, Don Benito Carlos del Toro pensó que no tenía nada que perder. Así que se fue directo a la clínica.
-Zacarías: Eh, le voy a ser honesto. Yo ni siquiera soy veterinario, pero, déjeme examinarlo.
-Después de examinarlo le comentó:
-Zacarías: Mire, yo tengo la solución a su problema. Es muy fácil, lo he resuelto con diferentes caninos. Ay uy, perdón, personas. Su problema se resuelve castrándolo.
-Don Benito: ¡¿Que?! ¡¿Usted establemente?! ¡Jamás voy a permitir que me corten los huevos y el ****! ¡Me largo de esta pocilga!
-Don Benito se fue a casa resignado, pero desafortunadamente Don Benito seguía con su problema: los dolores de cabeza. Ya desesperado y después de evaluar los pros y contras de la castración, acepta el remedio y se dirige a la clínica para probar su última opción.
-Don Benito: Pero, ¡que carajo! ¡Yo no debería estar anestesiado!
-Zacarías: Oh, demonios, sabía que se me estaba olvidando algo.
-Después de una cirugía de 2 horas, se queda sin **** ni testículos. Unos días más tarde, para su sorpresa, ya no le dolía la cabeza. Así siguió por algún tiempo, lo que le dio mucho ánimo y decidió ir con un sastre para que le hicieran un traje nuevo. Se sentía renovado. Así que decidió buscar a Puto Pelo para que le recomendara un sastre. Después de buscarlo todo el día, lo encontró en un reconocido bar.
-Puto Pelo: Si me das dulce de leche, te recomiendo un sastre.
-Don Benito: Mira, Puto Pelo, yo hablaba de ti de todas tus recomendaciones, pero después de que me recomendaste con ese hombre y me solucionó esos problemas de cabeza, lo único que tengo hacia ti son agradecimientos. Así que mande un tráiler de dulce de leche para tu casa.
-Puto Pelo lo mandó con Jaimito, el mejor sastre de la ciudad. Muy reconocido por la gente por su capacidad de detectar el gusto y las necesidades de las personas. Llega Don Benito y Jaimito le dice:
-Jaimito: Bienvenido. Pase usted, buen hombre. Si quiere un traje talla 38, yo se lo puedo hacer en 2 días.
-Don Benito lo podía creer. ¿Cómo podría Jaimito la talla sin haberlo medido? Entonces le pregunta:
-Don Benito: A ver, a ver, no lo entiendo. ¿Cómo le hizo para saber mi medida? A poco, ¿también sabe el número de talla de mi pantalón?
-Jaimito: Claro, yo se todo. Tengo muchos años de experiencia. Le puedo decir la talla del pantalón, la camisa, corbata y hasta la de los calzoncillos.
-Don Benito: Usted me está mintiendo. Lo dudo mucho. Pero, a ver, dime las medidas de todo.
-Jaimito: A ver, veamos: Zapato 10.5 americano. El pantalón de cintura 36 y de largo 32. La camisa al cuello 16.5 y de largo 15 pulgadas y sus calzoncillos son talla 35. ¿Cómo lo ve?
-Don Benito: Muy impresionante. Usted podrá ser un buen sastre, pero no le acierta todo. Ejemplo: Las medidas del pantalón, los zapatos y la camisa que dijo fueron correctas, pero con la medida del calzoncillo no acertó porque yo no uso 35. Yo siempre me pongo la medida 32.
-Jaimito: Se equivoca, amigo mío. Si usted usa calzoncillos talla 32, le va a apretar muchísimo los testículos y el **** y eso le va a causar unos dolores de cabeza insoportables.

Tres mujeres que eran hermanas contraen matrimonio en una boda conjunta el mismo día y al día siguiente su madre les dice:
- Lucía, ayer escuche que gritabas ¿cómo es eso?
- Mamá, tu me enseñaste que si tengo dolor que grite!
- y tu Alicia, ¿por qué decias "más, más¨?
- Mami, me tienes dicho que si algo me gusta que pida más -y tu Ana ¿Cómo es que no escuché nada de tu cuarto?
- Madre siempre me has reprendido y dicho que no se habla con la boca llena.

Un hombre tenía 3 novias.

Para decidirse en el dilema de con cuál casarse, les entregó $100,000 a cada una para ver qué hacían con el dinero.
La primera tomó todo el dinero y se fue al salón de belleza, se hizo manicura, pedicura, se cortó y tiñó el pelo, se fue de compras y compró lujosas ropas y joyas.
- Lo he hecho por ti - le dijo cuando lo vió -. Deseo estar muy guapa para ti, porque te amo muchísimo.
La segunda tomó el dinero y compró un estéreo, un Rolex de oro de caballero, un reproductor de CD's portátil y unas corbatas carísimas. Cuando lo vió le entregó todo y le dijo:
- Te he comprado todo esto porque te quiero muchísimo.
La tercera invirtió todo el dinero en bolsa. Ganó el doble de dinero, tomó la mitad y reinvirtió el resto, devolviéndole los $100,000 que le había dado.
- He invertido el dinero para ti, y lo he duplicado. Te devuelvo lo que me has dado, y reinvierto lo demás para nuestro futuro, porque te quiero muchísimo.
El hombre analizó cuidadosamente todos y cada uno de los comportamientos, sopesando pros y contras de cada una. Tras mucho pensar, decidió casarse con:
¡LA QUE TENÍA LAS TETAS MAS GRANDES!.

Una pareja va al registro civil, precisamente para contraer matrimonio, y entre tantos requisitos se les pide otorguen su dirección.
El notario pregunta:
¿En qué sector vive?
Y pregunta la mujer:
¿El o yo?
Usted.
En el sector Reforma.
¿Y él?
También.
¿Cuál es el nombre de la calle dónde vive?
Pregunta la mujer:
¿El o yo?
Usted.
Independencia.
¿Y él?
También.
¿Cuál es el número de su casa?
Pregunta la mujer:
¿De quién, de él o la mía?
De usted
Número 104.
¿Y de él?
También.
Para esto el notario ya estaba hasta el gorro, y muy enojado le dice:
Señorita, si viven donde mismo, ¿Por qué pregunta si usted o él?
Ah bueno, es que yo tengo viviendo allí 2 años y medio.
¿Y él?
¡También!

Una pareja va al registro civil, precisamente para contraer matrimonio, y entre tantos requisitos se les pide otorguen su dirección.
El notario pregunta:
¿En qué sector vive?
Y pregunta la mujer:
¿El o yo?
Usted.
En el sector Reforma.
¿Y él?
También.
¿Cuál es el nombre de la calle dónde vive?
Pregunta la mujer:
¿El o yo?
Usted.
Independencia.
¿Y él?
También.
¿Cuál es el número de su casa?
Pregunta la mujer:
¿De quién, de él o la mía?
De usted
Número 104.
¿Y de él?
También.
Para esto el notario ya estaba hasta el gorro, y muy enojado le dice:
Señorita, si viven donde mismo, ¿Por qué pregunta si usted o él?
Ah bueno, es que yo tengo viviendo allí 2 años y medio.
¿Y él?
¡También!

Basta pensar que hay chistes basados en la verdad que pueden derribar gobiernos, o chistes que hacen reír a las chicas. Muchos de los contraer los chistes y los juegos de palabras son chistes que se supone que son divertidos, pero algunos pueden ser ofensivos. Cuando los chistes van demasiado lejos, son crueles o racistas, tratamos de silenciarlos y será genial si nos das tu opinión cada vez que un chiste se vuelve intimidante e inapropiado.

Sugerimos usar solo contraer bromas para adultos y blagues para amigos. Algunos de los chistes obscenos y obscenos son divertidos, pero utilícelos con precaución en la vida real. Intenta recordar chistes divertidos que nunca hayas escuchado para contarles a tus amigos y te harán reír.

Chistes y Risas