Los Mejores 8 Chistes de Lobo Feroz

A continuación se muestra nuestra colección de anécdotas divertidas y chistes sobre Lobo Feroz. Hay algunos chistes de lobo feroz cortos que nadie conoce (para contarle a tus amigos) y para hacerte reír a carcajadas.

Tómese su tiempo para leer esos juegos de palabras y acertijos en los que hace una pregunta con respuestas, o donde la configuración es el remate. Esperamos que encuentres estos juegos de palabras con lobo feroz lo suficientemente divertidos como para contarlos y hacer reír a la gente.

Top 10 de los Lobo Feroz chistes y juegos de palabras más divertidos

Un día Caperucita Roja se encuentra con el lobo feroz y el lobo le dice:


- Caperucita, vamos allí detrás de los árboles...
- ¡No!, ¡a la abuela no le va a gustar!
- ¿Qué no le va a gustar?. ¡Si a ella le encantó!...

Va Caperucita Roja por el bosque, se encuentra al lobo feroz y él le pregunta:

¿A donde vas niña?,Y ella le dice: ¡A usted que le importa! Y él dice: como ha cambiado este cuento.

El lobo feróz había violado a Caperucita Roja y caperucita le dice:


- Le voy a decir a mi mamá que usted me violó dos veces.
Y el lobo le dice a caperucita:
- ¿Dos veces? Si yo solo te viole una vez
Caperucita responde:
- Ah... ¿Es qué ya se va?

Llega donde su mami la Caperucita llena de heridas y esta le dice:


- Hija mía, ¿qué te ha pasado?. ¿Te atacó el lobo feroz?
- No, fue la abuelita, es que empecé a decirle:
"Qué ojos más grandes tienes", "Qué orejas más grandes tienes", !Qué orejas más grandes tienes"...

Caperucita y el lobo.
Luego de que el feroz animal come a la abuela de la niña, toma la decisión de ocupar el lugar de la anciana en la cama. Al llegar la muchacha, observa la situación, y pregunta:
- ¡Que orejas tan grande tienes abuela!
- ¡Para escucharte mejor!
- ¡Pero que ojos tan grandes!
- Para verte mejor.
- ¡Pero que boca tan grande tienes!
A lo que el lobo cansado contesta:
- Pero niña ... Venís de visita, o solo a sacarme el cuero!

Iba caminando la Caperucita Roja por el bosque, cuando de repente se encuentra al lobo feroz y esta le dice:


- ¡Qué orejas más rojas tienes Lobo!
- Sí...
- ¡Lobo, qué hinchadas tienes las venas del cuello!
- Sí...
- ¡Lobo, qué cara más colorada tienes!
- Sí...
- ¡Lobo, qué apretados tienes los dientes!
- Vale ya Caperucita, ¿me quieres dejar cagar en paz?

En la última reunión del Comite Internacional en Defensa del Lobo Feroz (C.

I.D.L.F.), el profesor Waltz Freedman termino su discurso con estas estremecedoras palabras:
"¿Fue el Lobo Feroz el culpable o lo fue Caperucita?"
Efectivamente la narración de Perrault se presta a muy diversas interpretaciones. No obstante, hay puntos de acuerdo que son indiscutibles y que pasamos a enumerar:
- Caperucita sabía perfectamente que podía encontrarse con el Lobo Feroz.
- Caperucita no era ajena al hambre del Lobo.
- Si Caperucita hubiera ofrecido al Lobo la cesta de la merienda de su abuelita, muy probablemente no habría ocurrido lo que ocurrió.
- El Lobo no ataca inmediatamente a Caperucita sino que al contrario, conversa con ella.
- Es Caperucita quien da pistas al Lobo y le señala el camino de la casa de la abuelita.
- La abuelita es idiota al confundir a su nieta con el Lobo.
- Cuando Caperucita llega y el Lobo esta en la cama con la ropa de la abuelita, Caperucita no se alarma.
- El hecho de que Caperucita confunda al Lobo con la abuelita, demuestra que la niña iba poquisimo a ver a su abuelita.
- El Lobo con esas preguntas tan tontas y directas quiere alertar a Caperucita.
- Cuando el Lobo, que ya no sabe que hacer, se come a Caperucita, es porque ya no le quedaba otra solución.
Tambien la madre de Caperucita tuvo mucha culpa al no acompañar a su hija.
Estos puntos son, en principio, claros y concisos. Los que se empeñan en desprestigiar al Lobo Feroz no se han parado a pensar en la posible manipulación que se ha hecho de su figura, su actividad y su reacción ante una provocadora profesional como parece ser Caperucita.

Va Caperucita Roja por el bosque y ve unas orejas detrás de unos arbustos:


- Lobo Feroz, Lobo Feroz, que te estoy viendo... Las orejas desaparecen y Caperucita sigue caminando. A los cien metros, ve una cola saliendo de detrás de un árbol.
- Lobo Feroz, Lobo Feroz, que te sigo viendo... La cola desaparece y Caperucita sigue caminando. A unos pocos pasos, ve una mandíbula apretada con fuerza tras unas flores.
- Lobo Feroz, Lobo Feroz, que te sigo viendo... A lo que el lobo asoma la cabeza, cabreado y dice:
- Caperucita, ¿me quieres dejar cagar tranquilo?

Basta pensar que hay chistes basados en la verdad que pueden derribar gobiernos, o chistes que hacen reír a las chicas. Muchos de los lobo feroz los chistes y los juegos de palabras son chistes que se supone que son divertidos, pero algunos pueden ser ofensivos. Cuando los chistes van demasiado lejos, son crueles o racistas, tratamos de silenciarlos y será genial si nos das tu opinión cada vez que un chiste se vuelve intimidante e inapropiado.

Sugerimos usar solo lobo feroz bromas para adultos y blagues para amigos. Algunos de los chistes obscenos y obscenos son divertidos, pero utilícelos con precaución en la vida real. Intenta recordar chistes divertidos que nunca hayas escuchado para contarles a tus amigos y te harán reír.

Chistes y Risas