Los Mejores 50 Chistes de Exagerados

A continuación se muestra nuestra colección de anécdotas divertidas y chistes sobre Exagerados. Hay algunos chistes de exagerados cortos agigantar que nadie conoce (para contarle a tus amigos) y para hacerte reír a carcajadas.

Tómese su tiempo para leer esos juegos de palabras y acertijos en los que hace una pregunta con respuestas, o donde la configuración es el remate. Esperamos que encuentres estos juegos de palabras con exagerados exageración lo suficientemente divertidos como para contarlos y hacer reír a la gente.

Top 10 de los Exagerados chistes y juegos de palabras más divertidos

El jefe de redacción del periódico anunció a su secretario:


Hubo un terremoto en Szplkwzsjnbn, Polonia. Averigüe de inmediato cómo se llamaba la ciudad antes del sismo.

Era un tipo tan gordo, tan gordo, que era más fácil brincarlo que darle la vuelta.



Era un tipo tan feo, pero tan feo, que cuando comía limón, el limón hacia caras.

Era un tipo tan enano, pero tan enano, que cuando se sentaba en el suelo le colgaban los pies.

Era una persona tan, pero tan miedosa, que cuando se veía al espejo gritaba.

Era una señora tan vieja, pero tan vieja, que conoció a la sierra madre cuando era señorita.

Había dos hombres en el último piso de la estatua de la libertad y uno le dice al otro:


Mira aquella mosca que va pasando por allá.
Y el otro le dice:
Yo no la veo, pero sí la escucho.

¡Oye! ¿Qué hora es?
Las doce.
¡Que tarde!
Haberme preguntado antes.

Era un hombre tan pero tan feo, que asustaba hasta los ciegos.

La mujer le dice a su esposo:


¿Supiste lo que le pasó a mi madre? ¿me estás escuchando?
En eso va donde el esposo, y le apaga la televisión, y la mujer le dice:
¡Elije la televisión o yo!
En eso el esposo le responde:
¿Qué canal?

Había una vez una mujer gorda, pero tan gorda, pero tan gorda, que cuando fue a guardar su foto en su computadora rompió el disco duro de la máquina.

Era una mujer tan alta, tan alta, que tenía una nube en un ojo.

Me he comprado cien palomas.
¿Mensajeras?
No, no te exagero nada.

Puedes explorar exagerados exagerarse de Reddit de una sola línea, incluidos chistes y bromas. Léelos y entenderás qué chistes son divertidos. Aquellos de ustedes que tienen adolescentes pueden contarles chistes sobre exagerados sobredimensionar limpios. También hay juegos de palabras con exagerados para niños, niños de 5 años, niños y niñas.

Era una vez un señor tan tacaño, exageradamente tacaño que no se paraba en el sol por no dar sombra.

Están hablando dos compadres y uno le dice al otro:


Compadre, esta mañana pasaron por el frente de mi casa 100 palomas.
El otro le dice:
¿Mensajeras?
¡No compa, no le exagero!

Era tan, pero tan tonto, que lo mandaron a comprar galletas de agua y no compró porque no llevaba envase.

Era un delincuente tan gordo, tan gordo que la policía no lo podía rodear.

Un amigo le dice a otro:


Oye comprade, no sabes nada que subieron la bencina otra vez.
A lo que el compadre le responde:
¿Y tú de qué te preocupas si no tienes auto?
Y él le responde:
No, pero tengo encendedor poh'.

LA EXAGERADA

Después de hacer el amor, le dice la esposa al marido:
-Me has hecho la mujer más feliz del mundo.
-Exagerada.
-Bueno, de España.
-Exagerada.
-Vale, de la ciudad.
-Exagerada.
-Me pillaste. No lo pasé bien. ¿Echamos otro?¡¡Exagerada!!

Un matrimonio de sordomudos estaba discutiendo, gesticulando y moviendo las manos de manera exagerada.

En eso la mujer le dice con señas a su esposo:
- No me grites, que no soy ciega!

Había una vez una señora tan, pero tan presumida, que en vez de usar zapatos de piel de cocodrilo, usaba un cocodrilo en cada pie.

Este era un hombre tan guarro, tan guarro, tan guarro, que se rascó la muñeca y se encontró un reloj.

Era un viejo tan, pero tan verde, que las vacas se lo comieron creyendo que era pasto.

Era un hombre tan flaco, pero tan flaquísimo, que cuando se puso un traje de mil rayas le sobraban 999.

Era una vez un hombre tan feo, tan feo, pero tan feo, que cada vez que la gente lo miraba, él les daba las gracias.

Estaban dos compadres platicando entonces uno le dice:


¡Oiga compadre el otro día pasaron cien palomas por mi casa.
Entonces el otro compadre le dice: ¿Mensajeras?
Y el otro compadre le dice: No compadre no le exagero.

Era un hombre tan flaco, pero tan flaco, que para ponerle una inyección se la tenían que poner a la carne del almuerzo.

Era un hombre tan flaco, pero tan flaco, que no tenía intestino grueso.

Era un hombre tan flaco, pero tan flaco, que cuando se pesaba la báscula le decía, móntese pues.

Una mujer era tan gorda, pero tan gorda, que cuando murió la cremaron dos veces porque a la primera había quedado cruda.

Amigos Leperos

Se encuentran dos leperos, amigos de la infancia, que hacía tiempo que no se veían.
- Que tal Juan ¿Y tú ahora a que te dedicas?
- Pues mira tengo una granja con 10.000 palomas
- ¿Mensajeras? Le pregunta el amigo
- A lo que juan le responde. No, no te exagero nada.

esto son dos amigos k se ven y le dice uno a otro:


ayer vi 3000 palomas.
el otro responde:mensageras?.
y el amigo dice:no no t exagero.

Era una vez un señor tan rico, pero tan rico, que se lo comieron.

Había un tipo que era tan, tan feo, que cuando jugó la competencia de feos le hicieron control antidoping.

Era una señora tan chiquita, pero tan chiquita, que para pararse en el piso tenía que subirse en un banco.

Un padre andaluz le dice a su hijo:


- Te tengo dicho cuatro millones trescientas cincuenta y cinco mil veces que no seas exagerado

Era tan honrado, que cuando encontró un trabajo, lo devolvió.

Un día al regresar de la oficina, mi hijo me aborda:


Papi, papi, esta tarde te vinieron a buscar como mil cobradores.
¡Te he dicho más de un millón quinientas setenta y nueve mil veces, que no seas, tan exagerado!
Días después me esperaba en la sala:
Papi, papi, ¿Tú estás a favor del desarme?
Claro, mijo.
¡Ah, es que, desarmé el computador!

Era una mujer tan pero tan bajita, que fue al hospital y no la dieron de alta.

Era una mujer tan horrible que el otro día vio a una rata aplastada y le dijo al hijo:


Recemos, el abuelo Carlos se ha muerto.

Era un hombre, tan limpio, pero tan limpio, que cuando se bañaba limpiaba el jabón.

Era un tipo tan, pero tan bruto, que decidió ir a un concurso de la persona más bruta y perdió el concurso por bruto.

Más peligroso que un odontólogo con el mal de Parkinson...

Era una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando iba de compras y se subía a un taxi, su Angel de la Guarda se tenía que ir en otro taxi.

Un amigo le dice al otro:


Sabes que me compré mil palomas.
El otro le pregunta:
¿Mensajeras?
No, no te exagero, ¡mil palomas!

Era un hombre tan pobre, pero tan pobre, que la última vez que comió carne fue cuando se mordió la lengua.

La casa es tan chiquita
Tu casa es tan chiquita, pero tan chiquita, que cuando ordenan una pizza grande se la tienen que comer afuera.

Un empresario concurre a una consultoría y pregunta:


¿Cuánto cobran por realizar un estudio?
El consultor le responde:
Primero estructuramos el proyecto, y cobramos 5.000 dólares por contestar a 3 preguntas.
¿No es eso exageradamente caro?
Puede ser, ¿Y su tercera pregunta?

Había una señora tan gorda, pero tan gorda, que cuando le tomaban una foto decía: Continuará.

Era una señora tan gorda, pero tan gorda, pero tan gorda, que cuando se caía de la cama, se caía para los dos lados.

Era tan educado, tan educado, que cuando una mujer desde su coche alargaba la mano por la ventanilla para indicar que iba a la izquierda, que se acercaba rápidamente y se la besaba.

"¿Tienen pastillas para dejar de exagerar?

"

"Si, ¿cuantas quieres?"

"Deme dos mil, por favor."

La paloma más cara del mundo

Se encuentran dos amigos:
– ¿Sabes? Hoy me he comprado una paloma que cuesta diez mil euros.
– ¿Mensajera?
– No no, no te exagero

Había una vez un señora, muy, pero muy chica, que quería enfermarse a diario para que el doctor la diera de alta.

Basta pensar que hay chistes basados en la verdad que pueden derribar gobiernos, o chistes que hacen reír a las chicas. Muchos de los exagerados sobreestimar los chistes y los juegos de palabras son chistes que se supone que son divertidos, pero algunos pueden ser ofensivos. Cuando los chistes van demasiado lejos, son crueles o racistas, tratamos de silenciarlos y será genial si nos das tu opinión cada vez que un chiste se vuelve intimidante e inapropiado.

Sugerimos usar solo exagerados exageradamente bromas para adultos y blagues para amigos. Algunos de los chistes obscenos y obscenos son divertidos, pero utilícelos con precaución en la vida real. Intenta recordar chistes divertidos que nunca hayas escuchado para contarles a tus amigos y te harán reír.

Chistes y Risas